Archivo de la categoría: 1. EN BUSCA DE SU CORAZON…

El Mejor Viaje del Mundo – ¿Dejarías que alguien mas hiciera el viaje por ti?

skd188823sdcImagínate que harías si algún día tuvieras la oportunidad de hacer realidad el viaje de tus sueños, poder visitar aquellos lugares en los cuales siempre has deseado estar, poder ver las ciudades, las playas, los parques y un sin fin de imagines que están grabados en nuestras mentes por medio de fotos, películas o reportajes, seria sin duda algo que cambiaria nuestras vidas ya que de seguro cambiaria la forma en que percibimos el mundo.   

     Existe algo que tiene el poder de emocionar nuestro corazón mas que este deseo, y es llegar a conocer a Dios por medio de su palabra. La mayoría de aquellos que seguimos a Dios hemos perdido o no hemos tenido el deseo de conocerla y cada vez dedicamos menos tiempo a ella. Parte del dilema radica en la percepción que tenemos de la palabra de Dios, claro sabemos que es útil, pero no tenemos la motivación para leerla. Hemos visto la biblia como “el libro que tiene todas las respuestas”  etiquetándola como “un buen libro, positivo, a veces difícil de entender, con historias bonitas y anécdotas interesantes”, pasando por alto el valor real que tiene. La palabra de Dios manifiesta a través de la biblia, es un mapa del corazón del Dios mismo, ya que escudriñándola, podemos encontrar la comprensión, deseo y amor por nosotros, ya que Su corazón y pasión por la humanidad están derramados en ella.

      La Biblia es un bello libro que nos habla desde Génesis a Apocalipsis de un encuentro entre el Dios mismo y su creación, no es un libro solamente rico en conocimiento, si un libro un rico en conocimiento que tiene como fin una experiencia personal para cada uno de nosotros, la cual nos puede llevar a conocer áreas inimaginables del corazón de Dios. Es por eso que David dice …”cuan dulces son a mi paladar tus palabras” Salmo 119.103., y Jeremías menciona “…y tu palabra me fue por gozo y alegría a mi corazón…Jeremías 15.16.

      El conocimiento de Dios a través de la biblia no levanta grandes ministerios, sino que transforma y moldea corazones sensibles para estar en sintonía con Dios, los cuales siempre estarán dispuestos a  manifestar de su amor y ser instrumentos para llevar el mensaje de redención que Dios tiene para la humanidad.  

      Así que si tuvieras la posibilidad de hacer el viaje de tus sueños ¿dejarías que alguien mas lo hiciera por ti?. ¿te bastaría solo la historia del viaje y las fotos?. Haz el viaje tu mismo no dejes que otros lo hagan por ti, recuerda que los guías puede mostrarte la ciudad, pero tu experiencia personal es la que va a cambiar tu corazón. “La revelación de tus palabras alumbra; hace entender a los simples” Salmo 119.130.

 

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON...

El Sacerdocio del Creyente

Dios es el único que conoce cual es el verdadero valor que tenemos, el fue quien nos formo y desea que durante del transcurso de nuestro caminar entendamos cada vez con mas claridad la razón la que fuimos creados. La forma en que Dios nos mira la encontramos en 1 Pedro 2.9 “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de Aquel que os llamó de las tinieblas a Su luz admirable”, este pasaje habla de cualidades en las cuales deberíamos de basar nuestra forma de pensar y actuar dentro de nuestras familias, iglesias y sociedad. Esta escritura es la base para la compresión del llamado al “sacerdocio” que tenemos todos los creyentes.

Podemos ver que los sacerdotes del Antiguo Testamento fueron elegidos por Dios, no por auto-elección. Su llamado al sacerdocio tenia un solo propósito, el servir a Dios en el templo por medio de la ofrenda de sacrificios. El sacerdocio de los levitas serviría como una ilustración del llamado al sacerdocio de los creyentes. Dicho llamado se hace realidad en el momento que Jesucristo se ofrece como ofrenda por todos los pecados de la humanidad. Cuando el grueso velo del templo que cubría la entrada al Lugar Santísimo fue partido en dos por Dios, al momento de la muerte de Cristo (Mateo 27.51), Dios estaba indicando que el sacerdocio del Antiguo Testamento ya no era necesario. Ahora los creyentes podrían venir directamente a Dios a través del gran Sumo Sacerdote, Jesucristo Hebreos 4.14-16 “Por tanto, teniendo un gran Sumo Sacerdote, que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas; sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”.

A partir de ese momento ya no había necesidad de mediadores terrenales entre Dios y el hombre, como existieron en el sacerdocio del Antiguo Testamento 1 Timoteo 2.5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” Cristo, nuestro Sumo Sacerdote ofreció un solo sacrificio por el pecado de todos los tiempos Hebreos 10.12 “Pero Éste, habiendo ofrecido por los pecados un solo sacrificio para siempre, se ha sentado a la diestra de Dios”, y ya no queda más sacrificio por los pecados que pueda ser hecho Hebreos 10.26 “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por el pecado.

Hay un marcado contraste entre el sacerdocio del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento el sacerdocio estaba limitado a una nación, Israel, y a una sola familia: los levitas (Éxodo 28-29). Ellos eran los que conducían los ritos y ceremonias en el templo y eran los únicos que representaban o mediaban por el pueblo delante de Dios. Pero así como los sacerdotes ofrecían toda clase de sacrificios en el templo, está claro en que Dios ha elegido a los cristianos de todas las naciones de la tierra para ser los que ahora presenten el sacrificio 1 Pedro 2.5 “Vosotros también, como piedras vivas, sois edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo”. Sigue leyendo

7 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON...

La trascendencia del afecto y amor de Dios

Solo Dios tiene la capacidad de entendernos, es todo un misterio como un Dios santo puede sentir y comprender íntegramente nuestros corazones y a la misma vez seguir conservando su santidad.

Por Cesar R. Custodio ¿Como un Dios santo tiene la capacidad para entender con ternura y afecto el dilema humano? ¿Como el Creador de todas las cosas se despojo de Santidad y se vistió con humanidad para sufrir una horrenda muerte en la cruz? ¿Cómo el omnipotente y poderoso Dios puede estar pendiente de seres por naturaleza corruptibles al pecado? Procesar y experimentar que exite un Dios que siente un profundo amor por nosotros no es fácil para la mayoría de personas. Parte del problema se encuentra en como el pensamiento griego y de otras culturas sigue influenciando a nuestro mundo.Los filósofos griegos percibían a Dios como emocionalmente distante de los humanos. Los Estoicos, un prominente grupo de pensadores, consideraban que el principal atributo de Dios era Apatheia – Un Dios que tenia la habilidad de no sentir nada. Su lógica decía que si Dios sentía algo podía ser influenciado o hasta controlado por lo que podía sentir. Los Epicúreanos, una escuela de filósofos griegos, creían que los dioses vivían en una especie de limbo santo y concluían que los dioses estaban totalmente desconectados de los problemas humanos. En ese tiempo la tradición judía enfatizaba mayormente en la santidad de Dios, en el sentido de estar totalmente separado del pecado y por lo tanto pensaban que Dios era incapaz de compartir la experiencia humana simplemente por ser Dios y estar encima de la humanidad por su condición. Fue entonces cuando vino Jesús y trajo consigo algo que cambio para siempre la forma en que percibimos a Dios. Puedes imaginar a un Dios que dejo su condición y se dispuso El mismo el poder sentir emociones, dolor y debilidad humana. “Por que no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza…”Hebreos 4.15

La trascendencia del  afecto y amor de Dios, mostrados a través de su hijo Jesús, cambio dramática y radicalmente la mentalidad religiosa hacia Dios. Haciendo a “los menos perfectos” que desesperadamente le necesitan, obtener toda la gracia, misericordia pero sobre todo la certidumbre de un Dios cercano. Que tipo de relación con ese Dios vivimos, hoy más que nunca Dios desea que nuestros corazones estén confiados y seguros en El, tenemos un Dios que entiende nuestra naturaleza humana no uno que la condena, un Dios que sabe de nuestra debilidad, mas nos ama y no nos acusa. Dios no esta emocionalmente distante y separado de nosotros, sino siente y tiene presente nuestra naturaleza. Ese es el tipo de Dios en que podemos confiar, así que no importando la condición en que nos encontremos, nuestro arrepentimiento constante a El, nos abre la puerta a su amor. Solo Dios tiene la capacidad de entendernos, es todo un misterio como un Dios santo puede sentir y comprender íntegramente nuestros corazones y a la misma vez seguir conservando su santidad. Ese es el Dios que amamos. “Por que no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”.

Que nuestros corazones sean afectados por el deseo del eterno Dios, de tener una relación con nosotros. Que nuestra busqueda sea el resultado de ese amor. Busquemos tranformar nuestro entendimiento para reconocer que tenemos en nuestras manos el regalo mas maravillos que jamas podamos tener. Dios desea tener una relación contigo. ¿Deseas tener una relación con El?

15 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON...

El llamado misionero integral – Parte I

por César Raúl Custodio, Open Doors.

¿Está vigente el llamado misionero?

  Lucas hace el relato a Teófilo referente a la ascensión de Jesucristo, en el cual deja sus últimas palabras a sus discípulos. Hechos 1.6- 8 “Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Jesucristo entrega la gran comisión a sus discípulos profetizando sobre ellos el alcance y magnitud que el mensaje de las buenas nuevas tendría no solamente sobre su comunidad sino eventualmente sobre todo el mundo.

Después de más de 2,000 años tenemos como iglesia el mismo llamado como parte medular de  nuestra fe. Un llamado integral que nos da el privilegio de ser participes en el, sin importar nuestra condición, habilidades ni posición. Es por eso que el llamado misionero debe ser parte fundamental dentro de nuestro crecimiento cristiano.  Poder entender este llamado nos ayudara a entender nuestra razón de ser y pondrá en nuestras manos una valiosa oportunidad de encontrar la satisfacción de sentirnos parte del plan de Dios en la tierra.

Al vivir en una sociedad basada en la “exaltación del individuo” y su “satisfacción personal” debemos definir claramente el llamado misionero, a nivel personal y como iglesia, a manera de ser efectivos en el alcance que debemos tener. La iglesia no importando sus recursos debe mostrar interés y enseñar a  sus miembros a buscar maneras en las cuales ese llamado sea una realidad para sus vidas. Mientras más serio y formal sea este interés podremos cumplir con mayor eficacia nuestro llamado.

Debemos constantemente recordar las palabras de Pedro, en 2 Pedro 2.9-10 “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.” Las cuales nos invitan a apreciar el valioso tesoro que somos para nuestro Dios y el llamado que tenemos, pero también nos hacen ver que no somos merecedores del mismo siendo alcanzados solamente por su misericordia.

Es esta misericordia recibida la que nos debe empujar a buscar SIEMPRE formas para dar a otros. Es nuestra labor entender conforme maduramos en nuestro caminar que así como recibimos misericordia sin merecerle debemos darla a otros. No desperdicies la oportunidad de compartir el mensaje de amor de Jesucristo con otros. Recuerda que hay muchos que se encuentrar compartiendo de su amor en paises con poca o nula presencia del evangelio.

Pidamos y seamos parte, para que la la palabra dada a los primeros cristianos en Hechos 1.8 se cumpla “pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes; y serán Mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.”

¿Estás dispuest@?

12 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON..., 2. misiones, 3. tiempos actuales

Juan el Apóstol, un llamado a la intimidad – 1ra Parte

 Para muchos es cuestión de solamente de un trámite, otros simplemente la usamos como identificación, para muchos es un estatus y para algunos la forma en que nos distinguimos ya sea dentro de la sociedad o la iglesia, pero no cabe duda que el titulo o función que realizamos tiene cada día mas importancia por el simple hecho de que nos identifica, “nos ubica ante los ojos de los demás” y resume en un par de palabras lo que somos. Es interesante notar que existió un hombre, pescador desde su infancia, que fue llamado para vivir durante tres años al lado del hombre que con su palabras y amor no solo revoluciono al mundo sino que  también  tomo tiempo para revolucionar su corazón. La vida de Juan el Apóstol, es un llamado a la intimidad y seguridad que Dios desea para cada uno de nosotros. Durante el evangelio de Juan, escrito por el mismo, se menciona cinco veces en tercera persona, la carta de presentación,  la forma en que el deseaba ser conocido, Juan se menciona a si mismo como “el discípulo que Jesús amaba”, esta afirmación va mas allá de cualquier gloria humana, esta cimentada no solo en la seguridad que tenia en Jesús sino también en la respuesta de amor  que recibía de El.

                Juan siempre fue motivado por un ferviente deseo de amar a Jesús y estar cerca de El, cuando en Marcos 10:35-40 de una forma talvez inmadura le pregunta a Jesús junto con su hermano si les  podía ser concedido que se sentaran el uno a su derecha y el otro a su izquierda, nos muestra no solo el entendimiento que tenia en Jesús como su Mesías y su gloria venidera sino también la inquietud de su corazón de  querer siempre estar a su lado. Varias facetas de quien era Juan son expuestas en el transcurso de los cuatro evangelios, pero sin duda el nivel de relación personal que busco siempre tener durante esos tres años con Jesús, transformaron su vida y le dieron la seguridad de saber quien era en Dios. Es por eso que sus palabras en 1 Juan 4.10 “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó a nosotros, y envío a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” brotan de un corazón que experimento el regalo de ese amor y que tuvo siempre como meta la búsqueda del mismo.

                Que regalo mas grande el poder estar sentado en el lugar de honor en la ultima cena, recostado al lado de Jesús, compartiendo las ultimas horas antes del mayor regalo de amor que el o cualquiera de nosotros haya podido recibir. La relación de Juan el Apóstol con Jesús estuvo basada en el amor y entendimiento de saber quien era El y creció por medio de la búsqueda incansable de llegar a ocupar un lugar especial en Su corazón, oremos para que ese deseo de siempre buscarle no importando cual sea nuestra condición siempre este en nosotros. Los dos días más importantes en la vida del hombre son, el día que nace y el día en que comienza a entender la razón del por que.    Continuara…

 ver articulo-para imprimir 

11 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON...

El Altar Familiar – Parte I

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.  Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.  Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.  Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas” (Deuteronomio 6:4-9). Como seguidores de Jesucristo, nuestra primera responsabilidad es amar a Dios con toda nuestra vida y con todo lo que somos; entramos en su presencia cada día para cultivar una relación íntima con nuestro Señor.  Al mismo tiempo, tenemos la responsabilidad de pasar el conocimiento de Dios a nuestros hijos y a toda nuestra familia, inspirándoles a buscar a Dios, a tener comunión con él y a aprender a ministrar juntos como familia, para la gloria de Dios y el avance de su Reino en el lugar donde estamos.

Para poder hacer esto, es muy importante que Dios sea el centro de nuestro hogar. Nuestro hogar necesita ser la morada de Dios, un lugar que atrae su presencia y donde él se siente cómodo y bienvenido.  Queremos cultivar un ambiente de gracia y santidad en el hogar que invite la presencia de Dios y que provea protección contra los ataques y la influencia del maligno.  ¿Cómo podemos hacer esto?  Hay que empezar con el fundamento, que es el Altar Familiar, o el Culto Familiar.


A.  ¿CÓMO INICIAR EL CULTO FAMILIAR CON LOS TUYOS?

1.Arrepiéntete si por tu ignorancia o negligencia has descuidado la vida de oración y la enseñanza de la Palabra en tu hogar.  Pídele perdón al Señor, y pídele su ayuda para poder empezar, o reiniciar.

2.Pide perdón a tu familia (esposo/a e hijos) por haberles fallado en tu oficio de sacerdote (intercesor), profeta (guía) y pastor.  Ponte de acuerdo con ellos sobre cuándo podéis celebrar el culto familiar juntos.

3.Puedes empezar orando cada día 10 minutos juntos, y luego un día a la semana tener un tiempo más extenso.  El tiempo depende de la edad de los hijos, y de cuánto los tienes acostumbrados a escuchar y participar en actividades familiares.

4.Busca un libro o material que te pueda guiar. Haz partícipe a los demás de las decisiones en cuanto a qué hacer; por ejemplo qué pasajes de la Biblia leer.

5.No te desanimes si te cuesta empezar o mantener una buena dinámica.  Sigue intentándolo.

6.Si no todos los miembros de tu familia son creyentes, ora con los que estén dispuestos, y pídele a Dios que te dé maneras creativas de abrirle la puerta de tu casa; como, por ejemplo, dando gracias en la mesa y aprovechando para orar brevemente por la familia, poniendo versículos en diferentes lugares de la casa, poniendo música cristiana, despidiendo a los hijos con un “Que Dios te bendiga”, o diciéndoles que estás orando por ellos en momentos difíciles o de necesidad.

7.Si no puedes orar con nadie en tu familia, busca un compañero/a de oración para orar regularmente por nuestras familias.

continuara…

11 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON...

La importancia del lugar de encuentro ¿Como restaurar el propósito inicial de Dios?

Dios desea que voluntariamente emprendamos este viaje, el está con sus brazos abiertos dispuesto a amarnos y ayudarnos para que nuestro viaje de regreso a casa sea siempre con la expectativa de encontrarnos con aquel que nos creo y alcanzo primero.

Siempre que viene a nuestra mente la escena del Jardín del Edén automáticamente pensamos en la manzana, la culebra y la desobediencia de Adán y Eva. Durante muchos años siempre conocimos la historia de esta forma. Pero hay un propósito más grande al poner al hombre y la mujer en la tierra que solamente tener la tarea de darle nombre a los animales.

La creación del hombre fue la culminación de la creación, Dios había creado a quien iba a regir sobre los de mas seres de la creación y para quien toda la creación fue creada, mi corazón nunca entenderá el gozo que pudo existir en el corazón de Dios en el momento de la creación de Adán y Eva, el centro de todo su trabajo y esfuerzo creador estaba siendo formado.  Al ser las únicas criaturas racionales que Dios había creado, el hombre iba a poder tener la oportunidad de disfrutar con una relación natural con su creador, disfrutar de su bondad, amor puro y generosidad para con todos.  Antes de que el pecado entrara por uno, la misma presencia de Dios se paseaba por todo el Edén, era un presencia audible, visible que solo muy pocas personas han podido experimentar durante toda la historia, definitivamente el Edén (y no solo por lo bello) era un lugar de armonía total donde Creador y creación tenían un lugar de encuentro.

Durante el transcurso de la historia la Biblia nos habla de varios que lucharon por restablecer ese lugar de encuentro, El deseo del corazón de Dios es que nuestro corazones estén siempre anhelando encontrarle. El rey David antes de serlo y durante su reinado busco esa presencia, estando dispuesto a hacer lo que fuera para que en su corazón se restableciera ese lugar de encuentro. Salmo 27.4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo”.

Pablo dice en Filipenses 3:12 “No que lo haya alcanzado ya, ni que sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro alcanzar a aquel que me alcanzo primero” El corazón de Pablo que fue usado ampliamente para expandir el evangelio por toda la región, siempre mantuvo presente que todo obra alcanzada o realizada era solo un fruto de su deseo genuino de buscar el corazón de Dios. Según sus palabras su búsqueda personal tenía un enfoque primario antes de cualquier cosa y era alcanzar a aquel, quien un día  por medio su misericordia lo había tocado en un viaje a Damasco. A partir de ahí Pablo comenzó un viaje el cual no tendría fin hasta el día de su muerte, el viaje de regreso a casa, el lugar donde un día había sido creado, el viaje de regreso al corazón de Dios.

¿En que parte de esa camino te encuentras? ¿Esta tu corazón anhelando regresar al corazón del Padre? Dios desea que voluntariamente emprendamos este viaje, el está con sus brazos abiertos dispuesto a amarnos y ayudarnos para que nuestro viaje de regreso a casa sea siempre con la expectativa de encontrarnos con aquel que nos creo y alcanzo primero. Estemos con la seguridad que nuestro Padre celestial estará siempre pendiente de nuestra búsqueda de Él. Que nuestros corazones estén dispuestos hoy y todos los días a buscar su presencia.

13 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON...