La Iglesia Perseguida – Parte I

Cristianos están siendo perseguidos y asesinados por su fe ¿Qué esta haciendo la iglesia por ellos? ¿Qué estas haciendo tu por ellos?

Cristianos están siendo perseguidos y asesinados por su fe ¿Qué esta haciendo la iglesia por ellos? ¿Qué estas haciendo tu por ellos?

por César R. Custodio. Desde sus inicios la fe cristiana no ha sido sencilla, es por eso que cuando hablamos de la Iglesia Perseguida en el mundo, debemos reconocer y honrar a los millones de cristianos que por más de dos mil años han entregado su vida por creer y llevar las buenas nuevas de Salvación.  Desde los comienzos y formación de la iglesia (0 a 100 después de Cristo), la persecución por parte del imperio romano (100 a  325 después de Cristo) hasta nuestros días la iglesia ha pasado periodos de persecución difíciles pero a la vez necesarios para la expansión y solidificación del evangelio donde se perseguía y mataba a aquellos que profesaban su fe basada en las enseñanzas de Jesucristo.

En el capítulo siete de Hechos vemos la historia de Esteban, uno de los siete que “hacia grandes prodigios y señales entre el pueblo” (Hechos 6.8). El testimonio de Esteban ante el concilio (formado por mayormente por judíos anti helenistas)  causa rechazo y furia y deciden apedrearle. Esto provoca la primera gran persecución contra los cristianos de Jerusalén los cuales son esparcidos por Judea y Samaria, dando así el inicio de un camino lleno de sufrimiento para muchos pero lleno de propósito al poder cumplir la gran comisión.

Hechos 8.1 “Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles.”

Esta persecución que ya había sido anticipada por el mismo Jesucristo en numerosas ocasiones cuando hace partícipe a todos de su Reino, con el reto de llevar su mensaje a un mundo en su momento influenciado por el pensamiento griego y romano. Jesucristo prepara el corazón de sus seguidores fortaleciendo sus convicciones para un futuro lleno de pruebas y adversidades.

En Juan 15.1-17 encontramos a Jesucristo siendo enviado por el Padre exhortando a sus seguidores a llevar del fruto que ellos han encontrado en El por medio de la palabra, animándolos a permanecer en El (10) y a mostrar el amor los unos por los otros. Palabras que deben resonar en nuestros oídos en todos los que hemos decidido seguir a Jesucristo. Después de más de 2,000 años tenemos como iglesia el mismo llamado como parte medular de  nuestra fe. Un llamado integral que nos da el privilegio de ser partícipes en él, sin importar nuestra condición, habilidades ni posición.

 Juan 15 1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. 6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. 7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. 8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. 9 Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. 10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. 11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido. 12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. 14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. 15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer. 16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. 17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.

Vivimos y somos influenciados por una sociedad basada en la “exaltación del individuo” y su “satisfacción personal”, esto lamentablemente afecta nuestra forma como vemos a Dios, la cual provoca un balance no saludable. Cuando nuestro enfoque es ¿Qué puede hacer Dios por nosotros? ¿Qué beneficios obtengo de Dios? se diluye nuestro llamado, como individuos y como iglesia.

 El mundo occidental donde vivimos está marcado por el deseo de ser reconocidos por medio de nuestras posesiones. A su vez nuestra cultura cristiana esta lamentablemente marcada por lo que el beneficio que obtenemos de Dios en lugar de buscar exaltarle por quién es y poder cumplir de la gran comisión.

Esta es una realidad diferente para millones de cristianos que son seguidos alrededor del mundo por su fe, muchos de ellos asesinados, separados de su familia por confesar a Jesucristo como su Salvador.  Viven en países donde se queman templos, atacan casas de cristianos, y se encarcela, tortura, ejecuta o asesina a creyentes y a sus líderes por el sólo hecho de tener y vivir una fe diferente a la creencia mayoritaria.

Continuará…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s