Turquía-Ser cristiano en una sociedad 99% musulmana.

Turquía-Ser cristiano en una sociedad 99%musulmana

Turquía-En un país donde el 99,8% de la población es musulmana apenas se presta atención al millón y medio de personas cuya religión no es la mayoritaria. Asociada siempre en Europa con el Islam, en Turquía viven un número nada despreciable de judíos, católicos, protestantes, griegos ortodoxos, armenios ortodoxos y otras confesiones cristianas orientales. Sin embargo, merece la pena conocer más sobre la situación de estas minorías religiosas, sin tener en cuenta a los alevíes, que merecerían un artículo exclusivamente para ellos. Tuve la suerte de contar para la elaboración de este artículo con la ayuda de mi amigo Ömer, un turco cristiano.

Desde los comienzos del Imperio Otomano, allá en los albores del siglo XIV, hubo cristianos que vivieron bajo la protección de los sultanes turcos. Conocidos por su tolerancia en una época en la que abundaba la falta de la misma, los otomanos permitieron a los no-musulmanes asentados en su territorio que conservasen todos sus ritos y prácticas, organizándolos en millets según su afiliación religiosa (judíos, griegos ortodoxos, siriacos ortodoxos, armenios, etc.). Eso sí,  los no-musulmanes debían pagar un impuesto especial (jizya) y se les excluía del servicio militar. Pese a que el sistema se reformó durante el siglo XIX, las minorías del Imperio siguieron disfrutando de un alto grado de tolerancia.

La República Turca trajo la igualdad ante la ley de todos sus ciudadanos, sin tener en cuenta su religión. Pese a que la tolerancia primó en Turquía, durante los primeros años de la República se vivieron momentos que dañaron la convivencia entre musulmanes y cristianos principalmente, como el intercambio de población entre Grecia y Turquía en 1923 o el Pogromo de Estambul en 1955 contra la población griega estambulita. Aunque sin lugar a dudas, lo más penoso fue el Varlık Vergisi (Impuesto sobre la Riqueza) promovido por el entonces Presidente İsmet İnönü.

El Varlık Vergisi era un impuesto que tuvieron que pagar sobre todo los grandes propietarios agrícolas, los posesores de propiedades y los hombres de negocios de ciertas categorías. Según la ley aprobada en 1942, aquellos que cumplían dichos parámetros debían de pagar un impuesto sobre sus salarios o beneficios. ElVarlık Vergisi establecía que los propietarios agrícolas no debían de pagar más del 5% de su capital, mientras que las empresas debían de pagar entre un 50% y un 75% de sus beneficios netos de 1941. Si el pago no se producía en 30 días, los deudores eran llevados a campos de trabajos forzados. Cerca de 2.000 no-musulmanes, que no pudieron pagar las exorbitadas sumas requeridas por el Estado, fueron arrestadas y llevadas a un campo de trabajos forzados en Aşkale, cerca de Bayburt. Desgraciadamente, 21 de ellos fallecieron allí. El problema surge del hecho de que gran parte de la economía turca del momento se encontraba en manos de judíos, griegos y armenios. Éstos fueron víctimas en muchos casos de tarifas más altas que las aplicadas a sus compatriotas musulmanes, de una forma completamente arbitraria y discriminatoria. Por ello, muchas familias llegaron a estar al borde de la inanición. Afortunadamente, esta ley draconiana fue abolida en 1944.

La estricta laicidad de la República de Turquía ha hecho que algunos templos cristianos hayan sido convertidos en museos para su conservación. El ejemplo más destacable de esto es la Iglesia de San Pedro en Antioquía, donde por primera vez se llamó cristianos a los seguidores de Jesús (Hechos 11:26). La tolerancia hacia las minorías siguió imperando en Turquía hasta nuestros días. Sin embargo, debido a la llegada al poder de un partido con raíces en el Islam, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), merece que se tenga en cuenta la situación de los cristianos, pues este es el grupo no-musulmán que he podido estudiar antes y después de la llegada al poder del AKP. La llegada al poder del AKP ha mejorado la ya de por sí considerable libertad de culto que existe en Turquía, ya que ese es uno de los requisitos que Turquía tiene que cumplir para entrar en la Unión Europea.

No obstante, el gobierno del AKP ha traído consigo le emergencia de una clase media anatolia, musulmana y conservadora. Este grupo de población, generalizando, es menos tolerante con las minorías no-musulmanas que las antiguas élites kemalistas. Pese a los avances habidos,  Turquía aún tiene una asignatura pendiente, que es la de dejar de mostrar la religión de sus ciudadanos en el carné de identidad, una práctica completamente discriminatoria. 

Si se habla de diferentes religiones en Turquía siempre se menciona la magnífica ciudad de Estambul, olvidando el crisol de culturas y religiones que ha existido y existe en Antioquía (Antakya). En esta ciudad del sudeste de Turquía han convivido en paz durante siglos musulmanes, judíos y cristianos, y lo siguen haciendo. Entre los grupos cristianos que habitan en Antioquía podríamos citar al Patriarcado Griego Ortodoxo de Antioquía y Todo el Oriente, continuación de la comunidad cristiana fundada allí por San Pedro y San Pablo y que tiene entre 2.000 y 3.000 seguidores en la capital de Hatay. Muchos cristianos han emigrado de Antioquía por motivos económicos a otras ciudades turcas como Mardin, Mersin o Esmirna. Pero aún así, siglos después, Antioquía sigue siendo un ejemplo de tolerancia.

“Lo mejor es asimilar y dejar la religión en tu vida privada… En Turquía nunca se sabe,” me dijo mi amigo, natural de Antioquía, que tiene un nombre turco para evitar cualquier discriminación que sí sufrió su padre en el servicio militar por ejemplo, por tener un nombre no-turco. Pese a que la situación de las minorías en el país euroasiático es buena “nunca se sabe” y hay que seguir librando la batalla contra la intolerancia, que se manifiesta cada cierto tiempo con actos de violencia; como la masacre de Sivas de 1993, en la que fallecieron 33 intelectuales alevíes a manos de una turba exaltada de extremistas sunníes.

Fuente Anónima.

El pueblo de Dios está siendo llamado por Dios constantemente a interceder por las naciones, en este clamor pidiéndole a Él por esta nación y por las que son de predominio religioso musulmán.

“Yo multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo… Y en ti todas las familias de la tierra serán benditas”.

Génesis 26:4
        

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 2. misiones, 7. europa y oriente medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s