Las Misiones: un compromiso de la iglesia con el mandato del Señor.

Las Misiones: un compromiso con el mandato del Señor

El compromiso de la iglesia con el Señor y su Palabra es probado en varias maneras. Una de ellas es aquella que tiene que ver con la demostración de que este compromiso que se tiene con el Señor es a través de ser testigos y partícipes en la obra misionera mundial. Una pregunta central en esta gran
prueba es: ¿Estamos listos en cualquier circunstancia para proclamar que Cristo es el Señor? Esta es una específica referencia para el juicio divino que Jesús dice (Mateo 10:32-33).
Es en ese acto de testimonio que la iglesia prueba o desaprueba que su fe y su compromiso es su real situación. Para clarificar esto nos pueden ayudar tres elementos fundamentales:
Primero: Es en la participación de las misiones mundiales que la iglesia da su respuesta clara a la inquietud si realmente cree en los grandes mandamientos y las grandes acciones de Dios en Cristo.
Ahora si la iglesia cree realmente en los mandatos y ordenanzas de Dios esto se va a manifestar en su compromiso misionero mundial. En la tarea de llevar el Evangelio a toda lengua, criatura, pueblo y nación. Una iglesia que no está profundamente penetrada por la fe, que no está convencida que el
centro crucial de toda la historia humana es lo que Dios ha hecho en y a través de Cristo difícilmente soportará un esfuerzo misionero no tendrá la paciencia, fortaleza y perseverancia sin los cuales las misiones no pueden cumplir su tarea. Sólo aquellos que ofrecen e informan de las buenas nuevas
acerca de las acciones divinas prevalecerán la prueba ante el mundo y la persecución.
Segundo: Es en el compromiso hacia las misiones que la iglesia da una real respuesta a la pregunta si realmente cree en la universalidad del evangelio. A veces se comunica la verdad que Cristo es el Señor y que Cristo murió por todos, pero esto se practica sólo como que si Él fuera un Salvador local
y no para muchas culturas y civilizaciones. Sin embargo una iglesia misionera lo es en la medida en que confiese y practique que Cristo es el salvador para muchos aquí y allá. En nuestra área cultural y geográfica pero también en las otras. Cuando el evangelio cruza fronteras geográficas y culturales, cuando la iglesia lleva el evangelio a otra gente y a otra tierra es cuando una nueva esperanza de salvación aparece en el horizonte del mundo.
Tercero: Una tercera prueba de compromiso es cuando la iglesia comprende que una tarea urgente al llevar el evangelio es no sólo cruzar fronteras geográficas sino también fronteras culturales. La iglesia debe comprender también que el encuentro con un mundo secularizado es no menos importante que la confrontación con otras religiones. El cruce de la frontera entre fe en Cristo y el no creer en él sigue siendo una prueba difícil pero que necesariamente hay que superar.
Pruebas del compromiso de la iglesia con su responsabilidad mundial. Vale la pena meditar en ellas.
Alabamos al Señor porque nuestras iglesias en América Latina han estado tratando de probar su compromiso ante las demandas divinas de una manera ejemplar. Muchas de ellas han tomado y desarrollado la visión misionera, sin embargo ante las grandes demandas de la evangelización
mundial, es necesario que la mayoría se involucre en esta tarea divina que fue ordenada por el Señor de señores y que es un mandamiento a cumplir y no una opción. ¿Está su iglesia participando ya?

Fuente: Obrero Fiel

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 2. misiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s