El llamado misionero integral – Parte II

Como presencia reconciliadora y sanadora, la iglesia está llamada a ejercer su ministerio ante las necesidades humanas con misericordia, pero sobre todo con el deseo ferviente de cumplir con la gran comisión.

Reconciliación y misericordia en el llamado misionero

por Cesar R. Custodio.  Dios actúa a través de la familia, la educación, la economía, el estado, y de otras estructuras necesarias para la vida en la era presente. Dios instituye, por ejemplo, a las autoridades gobernantes para servir al bienestar de la sociedad. La iglesia respeta las autoridades gobernantes y otras estructuras seculares, cuya integridad y tareas son conferidas por Dios, considerándolas responsables ante El.

Pero debemos más allá de este “servicio social”. Limitamos el poder del evangelio cuando como Iglesia presentamos este enfoque solamente ya que según las escrituras nuestra tarea no solamente es el “servicio” sino el impactar con el evangelio la sociedad y buscar su reconciliación con Dios.  Mateo .13-16  Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.  Vosotros sois la luz del mundo;(I) una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.  Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero,  y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. 

2 Corintios 5.11-21 (El ministerio de la reconciliación)  11 Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres; pero a Dios le es manifiesto lo que somos; y espero que también lo sea a vuestras conciencias.   12 No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué responder a los que se glorían en las apariencias y no en el corazón. 13 Porque si estamos locos, es para Dios; y si somos cuerdos, es para vosotros. 14 Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; 15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. 16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.     17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.  20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Como presencia reconciliadora y sanadora, la iglesia está llamada a ejercer su ministerio ante las necesidades humanas con misericordia, pero sobre todo con el deseo ferviente de cumplir con la gran comisión.

Luego del “primer amor” la mayoría de cristianos se diluye en el diario vivir, en parte por el reto de proceso de morir al viejo hombre y darle espacio a los principios de Dios a la vida diaria, y pierde el fuego de contar la maravillosa experiencia de su encuentro con Jesucristo. Así como todo en la vida, la constancia y el estudio del llamado en Dios nos darán la convicción de que debemos siempre buscar los medios y oportunidades para cumplir la “gran comisión.”

En Lucas 10 encontramos la parábola del buen samaritano, la cual es la respuesta de Jesús a una pregunta realizada por un intérprete de ley. Una pregunta que sigue vigente en el corazón de millones alrededor del mundo. ¿Qué se debe hacer para ganar la vida eterna? Con esto, nos percatamos que la naturaleza humana siempre tendrá la interrogante que existe después de esta vida terrena. ¿Cuántas películas y cuántos libros se han escrito sobre personajes que quisieran vivir para siempre? Pero en Cristo sabemos cuál es la única forma, el único camino que nos puede dar la seguridad de vivirla.

La base principal del “llamado misionero” es la extensión de la misericordia. Aquella misericordia que fue extendida a nuestra vida por medio del sacrificio de Jesucristo es ahora encomendada a nosotros, como instrumentos de Dios. Vivimos en un mundo que necesita de la misericordia de Dios y somos dichosos de poder ser como aquel “buen samaritano” el cual se incomodo para extenderse al hombre necesitado.

 La letra y el conocimiento como vemos en el relato, representados por el sacerdote y el levita dejan de cumplir su función si no estamos dispuestos a “meter nuestras manos” en la extensión de misericordia. Incomodarse va a representar diferentes “formas” y “requisitos” para cada uno. Asi que el reto para aquel que se siente cómodo en su fe debe ser ¿Estoy cumpliendo mi parte en la expansión del Reino?

Examinemos nuestros corazones y hagamonos el mismo reto ¿Estamos cumpliendo nuestra parte en la expansion del Reino? Nunca es tarde para dar pasos en esa dirección. Recuerda que no existe regalo más grande que Jesucristo mismo nos invite a todos para ser parte de la “gran comisión”. Esta invitación es un llamado que debe encender nuestros corazones al darnos el privilegio de ser parte del plan de Dios para este mundo.  TODOS somos llamados a ser “este buen samarito” y llevar las buenas nuevas, siendo parte de la restauración “integral” del hombre.

Al final de la historia, Jesucristo en una muestra de su deseo de tocar corazones y extender el llamado a todos, le pregunta al fariseo 36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 Él dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo 2. misiones, 3. tiempos actuales

5 Respuestas a “El llamado misionero integral – Parte II

  1. R. Morales

    Ayer hablabamos en un grupo hogar sobre la importancia de mantener siempre presente el llamado a evangelizar, gracias por este escrito, afirmo lo que hablamos.

  2. Mario Grajeda

    Que buena reflexión.

  3. Esteban J.

    Los edificios son ataduras para el cumplimiento de la gran comision. que piensan de eso?

  4. mis hermano mi mayor deseo fue ser un misionero, lo hice un tiempo en mi pais pero a hora no puedo ya que hoy estoy bajo tratamiento , pero desde mi casa puedo servirle , mi corazón esta para aquellos que necesitan a un una palabra de aliento. este es mi correo jruben_122@hotmail.com por favor mis cuerda vocales serán como dice la biblia un cordón de tres que es mas fuerte que el de dos por un tiempo estuve con tribus indígenas, pero les ayudare en la oración para aquellos que estan por los lugares más remotos de nuestros mundo.

  5. Nepf4, muito interessante essa coisa de iislupmonar os tedmidos e calados. Como falante e intrometido, me senti sufocado, como poucas vezes, numa sala de aula e, acredite, gostei. Trata-se de desoprimir o oprimido e para isso oprimir o desoprimido . Numa aula o tempo e9 limitado, e9 preciso ceder o espae7o. Vocea provoca os tedmidos, imagine como ficam os falantes. Exercitei muito o ouvir. Na Internet o papo e9 diferente petabytes este3o sobrando aguardando os caracteres, a voz (adorei o Gengibre), os veddeos ne3o existe disputa pelo tempo. He1 tempo e espae7o para todos. Todo tedmido deveria pensar em ter um blog: expressar-se colaborar compartilhar por aqui os falantes ne3o ocupam todo o espae7o!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s