La Cultura del Éxito

Hemos desarrollado una cultura basada en alcanzar el “éxito”. Existen cientos de libros, videos, seminarios y un sin numero de “formulas” que lo garantizan. La “cultura del éxito” se extiendo a todos los brazos de la sociedad, en los negocios, en la política, como padres, como cónyuges y hasta en la iglesia. Hemos nombrado a muchos “gurus”, los cuales hemos elevado a seres casi míticos, que tienen el toque mágico del Rey Midas (el que convertía todo en oro con solo tocarlo) en su área, nos volvemos hacia ellos esperando el consejo 99.99% infalible a los diferentes obstáculos que nos encontramos en tan ansiada búsqueda del “éxito”. Lo que me parece bastante curioso es que mientras dura la novedad de este o estos “seres iluminados”, muy en lo profundo de nuestros corazones ansiamos al nuevo revolucionario que vendrá con una idea mas brillante y profunda, para ser de los primeros que “oigamos su mensaje” y así ser parte de aquellos que sin duda alcanzaran y disfrutaran las mieles del “éxito”.  Como cristianos es importante que definamos que nos motiva a hacer lo que hacemos. Es innegable que nos encontramos en medio de un mundo que tiene una motivación diferente a la que nosotros deberíamos de tener, una sociedad que mide el “éxito” en base a la cuantificación de lo que posee. No queriendo decir con esto que las cosas materiales son malas, sino mas bien lo principal es saber si lo que obtenemos esta siendo un medio para alcanzar la plenitud de quien Dios quiere que seamos.

La Biblia nos habla en Jeremías 29.8-13 que Dios advierte a su pueblo Israel, que se encuentra en cautiverio en Babilonia, sobre consultar a los profetas que “falsamente profetizan en mi nombre”  ya que estos profetas que creen en sus propias fantasías, y consideran que sus imaginaciones y sueños son revelaciones de Dios. Así que cualquier “corriente de pensamiento”, “método” o “formula”, que no este basada en la palabra de Dios sino más bien en pensamientos humanos, no nos dará el fin que Dios desea para nuestras vidas. Más adelante los vs. 11-13 dicen “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,  dice Jehová,  pensamientos de paz,  y no de mal,  para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis,  y vendréis y oraréis a mí,  y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis,  porque me buscaréis de todo vuestro corazón”. El anhelo de Dios es que nosotros alcancemos la plenitud de la vocación que El tiene en su corazón para cada una de nuestras vidas. Nuestra lucha diaria por conocer lo que Dios quiere para nosotros no puede estar basada en una simple motivación de la satisfacción personal, ya que por si misma no seria suficiente para llegar a cumplir la vocación a la cual somos llamados, el corazón de Dios es tan inmensamente basto que si nosotros ponemos como limite nuestra satisfacción nos privaríamos de ir mas allá de lo que nuestro pensamiento humano nos permite. El verdadero gozo estará solo en saber que estamos siendo parte de lo que El tiene en Su corazón para nosotros. Deseando que sea Dios el centro de nuestra vida, debemos evaluar la forma en que estamos buscando realizarnos como personas. Entendiendo que los deseos de Dios para nosotros son de “paz” a manera que tengamos “el fin que realmente llenara nuestros corazones”, acerquémonos confiadamente de todo corazón. El desarrollar una vida de relación con Dios dará a nuestros corazones la orientación necesaria para poder cumplir los deseos “reales” que nos llevaran a disfrutar una vida dependiente de Aquel que realmente conoce lo que necesitamos. Entregar nuestra vida a Dios nos da la seguridad de descansar en lo UNICO que es infalible en este mundo. Isaías 55.9 Como son más altos los cielos que la tierra,  así son mis caminos más altos que vuestros caminos,  y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo 1. EN BUSCA DE SU CORAZON...

4 Respuestas a “La Cultura del Éxito

  1. Mario Luna

    tremendo mensaje hermano, tremendo aun para la iglesia.

  2. Andrea y Miguel

    Recibimos el mensaje del Altar Familiar muy lindo gracias.

  3. Edna

    Creoque pensamos que las iglesias son como negocios yno entidades que representan a Jesus, y no sirven para orgullospersonales. Amo a mis pastores por ser personas quenos muestra la gloria de Dios yno de hombres. Cartagena, Colombia. Asambleas de Dios.

  4. Veronica Merida

    WOW esto me impacto, que lejos estamos de lo que quiere nuestro Dios para nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s